Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 54 segundos

El submarino C-2 pertenecía a la Clase C de la Armada Española. Compuesta por 6 unidades construidas bajo licencia de la firma estadounidense Electric Boat Company. Esta unidad participó en la Guerra civil en el bando republicano. Este es el eje de la historia de “Noche Negra en Brest”, dentro de los extras que solemos incluir en nuestros cómics se incluye el inicio del ataque al submarino C-2.

Cuando ocurrió el ataque al submarino C-2 en septiembre de 1937…

En el momento del ataque contra el submarino C-2 en septiembre de 1937, los partidos de izquierda estaban en el poder desde junio de 1936. Pero era un Frente Popular debilitado que ahora estaba liberado por el radical Camille Chautemps, tras la caída del líder socialista, León Blum.

León Blum

Aunque la victoria electoral de los aliados del Frente Popular despertó grandes esperanzas del lado del mundo fabril, también creó una inmensa conmoción entre los conservadores, en los círculos empresariales y dentro del ejército. A la vez que Charles Trénet cantaba con éxito “Y a d’la joie“, el ambiente se volvía tenso.

La extrema derecha se desató contra sus objetivos favoritos: el judío, el masón, el parlamentario. Solo el Blum burgués encarnaba la traición a su clase. El judío Blum, figura para algunos del Anticristo, suscitó despreciables ataques antisemitas. A la cabeza del país, en junio de 1936, dirigió una ola de huelgas alegres y ocupaciones de fábricas al son del acordeón, que condujeron a importantes conquistas sociales.

Esta Victoria sobre la miseria“, como la tituló el Pueblo, órgano de la CGT, ha pasado a la historia y a la mitología de la izquierda: el Frente Popular, es decir, la ley de las 40 horas, las vacaciones pagadas, los aumentos salariales, los derechos sindicales.

El orgullo reinaba en los círculos obreros

Fue el orgullo lo que dominó en ese momento en los círculos obreros. Pero ese malestar social era preocupante. Acentuó la agitación de la derecha y de los círculos económicos, donde reinaba el miedo: ¿era la revolución comunista lo que empezaba?

A estos problemas internos se sumó, en España en julio de 1936, el golpe de Estado de Franco contra el gobierno republicano del Frente Popular. Blum se debatía entre su deseo de acudir en ayuda del Frente Popular español y las presiones hostiles que sufría. Hubo desacuerdos dentro de su propio gobierno: los radicales estaban en contra y los socialistas, divididos.

Golpe de estado de Franco en julio de 1936

Entre estos últimos, Marx Dormoy, el ministro del Interior, que estará en primera línea en el asunto de Brest, no quería que Francia se enfrentase directamente a los republicanos españoles. A esto había que sumar la presión diplomática del Reino Unido contra cualquier forma de intervención a favor del gobierno legal.

Junto a la doctrina oficial, Blum hizo que el equipo fuera entregado de contrabando al campo republicano. Pierre Cott, el ministro del Aire y su jefe de gabinete, Jean Moulin, trabajaban en ello en secreto. La forma en que los dos bandos se destrozaban sin piedad en España alimentó en Francia un clima de guerra civil alentado por los intelectuales y la prensa.

Franquistas o republicanos: la tragedia española llevaba a los franceses a elegir un bando.

Y esto es aún más cierto cuando todo el mundo veía que Franco se beneficiaba de una ayuda masiva de las potencias fascistas, mientras que el gobierno republicano recibía ayuda soviética.

Así, en septiembre de 1937, el Frente Popular ya no era el “repunte” del verano de 1936 descrito, a posteriori, por León Blum. La preocupación aumenta en cuanto la Tercera República parece ilustrar más la debilidad, los compromisos y los escándalos (el caso Stavisky y los disturbios del 6 de febrero de 1934 están en la mente de todos) que el poder y la determinación de una gran democracia. Las tensiones políticas eran fuertes dentro del Frente Popular y muchos temían un golpe de la extrema derecha.

¿Era necesario luchar también en Francia para defender la República?

Desde el comienzo del conflicto en España, todo el mundo pudo observar que con cada avance de las tropas franquistas hacia el norte, cientos de refugiados tomaban el camino al exilio. 1937 marcó así el primer grado éxodo masivo por mar. Entre los muchos barcos que salieron de los puertos vascos, algunos recalaron en Burdeos, La Rochelle, otros en la costa de Bretaña, desde Saint-Nazaire hasta Brest. Con la llegada del submarino c-2 al gran puerto de Ponant, la situación cambió. Ya no se trata de acoger a los combatientes y ayudar a los refugiados. Las apuestas aumentaron de inmediato: ¿qué decidirá Francia con respecto a este buque de guerra?

El submarino c-2 en el arsenal de brest de octubre de 1937
Submarino C-2. Arsenal de Brest. Octubre 1937

La doctrina oficial de la no intervención llevó a las autoridades a dejar el C-2 en el puerto comercial. Con rapidez, el comandante José Luis Ferrando y el comisario político fueron recibidos en París por el embajador español: el objetivo era recibir órdenes y financiación para iniciar las reparaciones del submarino y organizar la estancia de la tripulación de Francia.

¿Quieres saber cómo sigue la historia? Tendrás que leer “Noche Negra en Brest.

noche negra en brest cubierta
Noche Negra en Brest de cARTEm CÓMICS

Deja una respuesta

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoVolver al catálogo