Todo viajero que llegaba a Andalucía en el siglo XIX no podía perderse la Alhambra de Granada, obra maestra de la arquitectura islámica. Era el lugar romántico por excelencia.

España estaba considerada como la antesala de Oriente. Se la tenía por una tierra cruel y bárbara debido a los combates de los guerrilleros contra las tropas napoleónicas. Los románticos llegaban buscando lo exótico y pintoresco.

Las ruinas de esta exquisita civilización oriental despertaron las fantasías de artistas como Alexandre Dumas, David Roberts, Victor Hugo, Gustave Doré y Washington Irving.

Patio de los Leones, Alhambra de Granada en Hijos de la Alhambra.

David Roberts

Fue un pintor británico que realizó un extenso viaje por España y Egipto, siendo reconocido y admirado en su país de origen, Inglaterra, por ello.

Su viaje por España no solo fue fruto de la admiración que sentía por los pintores españoles de renombre como Goya o Velázquez, sino que también inspiró a otros artistas a seguir sus pasos y encontrar en el sur, un paisaje perfecto y exótico para el Romanticismo imperante del momento.

De este viaje, se conservan numerosas cartas y se han recuperado la mayoría de sus grabados y bocetos que más tarde, usaría para realizar sus cuadros. Todos ellos los tenemos recogidos en La España Pintoresca, del que disponemos de edición facsímil y Art Book. Todo un recorrido por la Península Ibérica, sus ciudades, sociedad y tradición del siglo XIX.

Uno de estos lugares fue la Alhambra. Numerosos artistas, turistas, viajeros, intelectuales y aristócratas visitarían este palacio árabe a lo largo de las épocas por diversos motivos. Uno de ellos, fue la fascinación por las antiguas leyendas.

La sangrienta sala de los Abencerrajes:

Una de las salas más famosas y hermosas de la Alhambra es la sala de los Abencerrajes, pues está decorada con zócalos, yeserías, azulejos y pinturas en sus techos. Es una de las partes favoritas de cualquier visita.

Sin embargo, una leyenda oscura y sangrienta se cierne a ella. Su nombre, Abencerrajes, dice la leyenda que le fue dado por los caballeros de la familia Abencerrajes que fueron ejecutados en la sala. Los motivos de tal funesto destino no están claros, pero todas las versiones apuntan a una sala teñida por el rojo de la sangre. Actualmente, una mancha roja en la pila que hay en el centro de la sala, puede que producto del óxido, deja un rastro rojo en el agua que sale de la estancia, alimentando la leyenda. ¿O manteniéndola con vida?

Los túneles secretos del Albaicín:

Alrededor de la Alhambra se encuentra el Albaicín, un barrio casi tan antiguo como ella que también tiene sus propias leyendas. Algunas están estrechamente conectadas con la Alhambra.

Por ejemplo, se dice que hay túneles secretos que conectan con el palacio y con estancias secretas que podrían llevar hasta un tesoro.

Una leyenda originada en el siglo XVII cuenta que una noche, una madre y su hija siguieron a un grupo de encapuchados que conocía cómo llegar hasta uno de los tesoros. Escucharon las palabras mágicas por las que abrían una losa en mitad de una plaza, y se adentraban en el mágico túnel acompañados de velas negras. Cuando los encapuchados salieron con las manos llenas de oro, la madre y la hija que habían estado espiando, recogieron los trozos de vela que quedaron en el suelo y repitieron la operación. Al abrirse la losa, la hija entró en busca del tesoro, pero la vela se consumió antes de poder llegar a la salida, por lo que la losa se cerró y no volvió a abrirse por más que lo intentaron.

La leyenda dice que se pueden oír desde hace varios siglos, en mitad de la noche, los lamentos ahogados de una joven que dice estar emparedada y pide auxilio. Otros dicen que su fantasma vaga por las calles del Albaicín.

Emparejados:

No todas las leyendas son antiguas u oscuras, pues hay una que se mantiene muy viva a día de hoy entre los granadinos.

Se celebra cada 2 de enero, cuando se conmemora el día de la Toma de Granada. Se dice que la mujer soltera que toque la campana de la Torre de la Vela, encontrará pareja ese mismo año y se casarán. Y sí, todos los años, suben chicas ese día a tocar la campana debido a esta leyenda.

Igualmente, hay quien considera que la Alhambra es un enorme reloj de sol por la posición que se encuentran siempre las sombras en cada sala a lo largo del día. Otros, auguran que el día que la Alhambra de derrumbe será el día del Juicio Final, pero más que por ser apocalípticos, es por un cumplido a su buena construcción. No nos preocupemos… de momento.

De estas leyendas y fascinación romántica surge una novela gráfica: Hijos de la Alhambra, de Paco Roca. Hijos de la Alhambra transcurre alrededor de uno de las leyendas musulmanas que rodea la Alhambra de Granada.

Nuestro protagonista, Alexandre Ícaro, es uno de los muchos artistas románticos que llegan a esta ciudad en busca de lugares exóticos. Su viaje le hará enfrentarse a las leyendas de esta vieja fortaleza musulmana. Un gran cómic de aventuras ambientado en el siglo XIX que hará las delicias de los más valientes.

¡Reservalo ya en preventa! Además, consigue un exlibris exclusivo de Paco Roca con cada ejemplar. Solo hasta fin de existencias o hasta la fecha de lanzamiento: viernes, 28 de octubre.

 

Deja una respuesta

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoVolver al catálogo

    ¡SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER!

    Conseguirás grandes beneficios: descuentos y promociones exclusivas, información adicional de nuestros lanzamientos, sabrás todo acerca de nuestros eventos… ¡No te pierdas nada!

    Consigue descuentos y promociones exclusivas, información de lanzamientos, eventos… ¡No te pierdas nada!