Valérie Lemaire es la co-autora de “Los Cosacos de Hitler” y “Los Cinco de Cambridge“. Queremos que la conozcáis un poco más, por eso, aunque este es contenido adicional que se encuentra en Los Cosacos de Hitler (traducido por Mateo Pierre Avit Ferrero) queremos que todos podáis leer esta entrevista a Valérie Lemaire.

Valérie Lemaire
Valérie Lemaire

¿Cómo nació su interés por Rusia y su historia ? 

De una conjunción de elementos ligados a mi recorrido personal. Descubrí el mundo de los rusos blancos a principios de los años 90. El universo de estos exiliados, visceralmente atados a sus raíces y preocupados por transmitir la memoria de los acontecimientos ligados a la Revolución rusa y a los millones de vidas destrozadas me conmovió profundamente. Sumergida en este microcosmos, me interesé por Rusia, su inmensa cultura, sus múltiples tradiciones… ¡y sus dramas!

Después las circunstancias profesionales me llevaron a expatriarme y establecerme en Moscú. Se suponía que me iba seis meses… ¡volví a Bruselas tras diez años! 

¿Qué recuerda de sus «años rusos»? 

Un hecho muy notable: en mi vida diaria, me crucé con una multitud de gente que había conocido —ellos o sus allegados— la represión estalinista, a la que habían ejecutado, enviado al gulag, deportado o simplemente matado de hambre como ocurrió con la hambruna de Ucrania. Ya no se trataba de historias leídas en los libros, sino de tragedias vividas por mis amigos, vecinos, mi profesor de ruso, la niñera, en fin, ¡personas con las que me cruzaba todos los días! 

¿Y su descubrimiento de los cosacos y su cultura? 

En 2004, cuando volví una vez a Bruselas, fui a una conferencia del historiador inglés Nikolái Tolstói (sobrino biznieto del escritor) dedicada a los cosacos de Lienz. No tenía ninguna empatía por estos, tan abyecto me parecía unirse a Hitler, pero salí de allí llorando, totalmente conmocionada. Desde entonces, las ganas de hacer un cómic sobre el tema no me abandonaron. Y me lancé en su búsqueda… 

¿En qué se prestaba el cómic a la necesidad que usted tenía de contar su historia? 

Cuando leo una novela, es como si alguien me contara una historia, la oigo más que la veo. Cuando escribí la sinopsis de Los cosacos de Hitler, rápidamente vi la historia en imágenes. Necesitaba un medio que pudiera adaptarse a épocas y lugares muy distintos. De hecho, el relato empieza en 1945, pasa por los años 20 y continúa hasta los años 90, visitando Escocia, Austria, París o Rusia… Entonces el cómic se impuso naturalmente como la forma ideal. 

Y el dibujante… 

Conocía el trabajo de Olivier Neuray en Nuit Blanche y Makabi / Lloyd Singer. Apreciaba su capacidad de adaptación, ese gran arte de que su dibujo se adecúe a contextos muy variados, y admiraba su trazo, preciso y muy elegante. Su sentido de la narración terminó por convencerme de que era el elegido… 

Para nosotros, occidentales, los cosacos son a veces un misterio, a veces «bárbaros a caballo» resultantes de los mitos napoleónicos o de la literatura (p. ej. Tarás Bulba). ¿Cómo se pueden superar estos tópicos? 

¡Documentándose! He leído mucho sobre el tema, intenté saber lo que había regido la constitución de estas comunidades, comprender cuáles eran sus características comunes, cuáles eran sus puntos fuertes y sus debilidades. En cuanto a la imagen de «bárbaros a caballo», creo que una minoría de cosacos debía de ser violenta y cruel; pero no era el caso de la mayoría y la jerarquía condenaba con rotundidad las actitudes inútilmente agresivas…

Tarás Buba de Nikolai Gógol
Tarás Buba de Nikolai Gógol

¿Cómo evocar la ambigüedad de una colaboración activa con el nazismo sin por ello ser nazi? 

Es la mayor dificultad, pero también el desafío principal de esta historia. Me gustaría transmitir lo que yo misma sentí cuando encontré las claves para comprender la actitud de estos cosacos… y para no adherirme a la de los británicos. Que un occidental, viviendo en una democracia, se una al III Reich es para mí totalmente inconcebible y perfectamente atroz. Que sea el caso de una víctima de un régimen totalitario que intenta defenderse de un peligro mortal me parece comprensible. Ello no impide pensar que fue un error por su parte y que Hitler no debía de reservarles un destino más envidiable que el prometido por Stalin. No olvidemos que para Hitler, los eslavos eran Untermenschen (subhumanos) y que ya había demostrado repetidas veces que hacía poco caso de sus alianzas. 

En cuanto a los cosacos refugiados en el oeste, creo que estaban movidos, además de la voluntad de participar en el renacimiento de su nación, por un verdadero pánico de ver que el régimen estalinista se propagara por Occidente. Temían, del mismo modo que muchos otros blancos refugiados en el oeste, que Stalin, una vez metido en el conflicto junto a los aliados, emplease su fuerza militar para extender más su esfera de influencia. Los acontecimientos posteriores no los desmintieron… 

Su relato se centra en un grupo pequeño… 

Sí, relato el destino trágico de los refugiados cosacos a los que desplazaron a varios sitios para por fin llegar a Lienz. No se trataba de combatientes—a diferencia de los hombres del 15º cuerpo de caballería de Pannwitz—, sino de civiles rodeados por soldados a cargo de su protección. Estos refugiados eran mayoritariamente familias de campesinos, muy humildes, que no tenían nada que ver con los «bárbaros a caballo» al estilo Tarás Bulba… No olvidemos que casi tres mil niños componían el grupo; ¡me parece difícil encontrar víctimas más inocentes! 

Sus intenciones superan el homenaje a las víctimas cosacas para extenderse a las víctimas del estalinismo. 

¡Iría más allá! Se extienden a las víctimas del estalinismo y del bolchevismo en su conjunto. Lenin ya había mostrado el camino desde 1920 con el presidio de Solovetski. Stalin amplificó el movimiento, pero no inventó nada. Tras su muerte, los años de Jrushchov y el desbloqueo iniciaron una fase de cambio, pero la toma del poder por parte de Brézhnev volvió a poner en marcha la máquina infernal. 

Esperamos que hayan disfrutado de esta entrevista a Valérie Lemaire y que le haya servido para entender la elección del tema para “Los Cosacos de Hitler”.

Deja una respuesta

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoVolver al catálogo

    ¡SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER!

    Conseguirás grandes beneficios: descuentos y promociones exclusivas, información adicional de nuestros lanzamientos, sabrás todo acerca de nuestros eventos… ¡No te pierdas nada!

    Consigue descuentos y promociones exclusivas, información de lanzamientos, eventos… ¡No te pierdas nada!